Pastel inteligente

IMG_1751edited

Cuando ví éste pastel en el blog de Cristina, Kanela y Limón, lo puse en mis lista de recetas a probar y no fue sino hasta hoy que me decidí por él. Es muy sencillo de preparar porque es prácticamente mezclar todo y ya, el único cuidado es el de batir las claras a punto de nieve para luego añadirlas a la preparación, pero a más de eso es rápido y el resultado increíble.  

 Bien se dice que la repostería es una ciencia, y en éste caso, con éste pastel, queda totalmente comprobado. Cómo es posible que de una mezcla líquida que colocamos en un molde, al salir del horno tenga tres texturas diferentes! La de base parece un budín, la del medio un flan, y la última, la del tope, un bizcocho sumamente suave. Es delicioso. Me hizo recordar a uno muy rico que nos preparaba mi mamá, de limón o naranja, que quedaba de dos texturas, a ver si un día lo preparo porque está exquisito también.

IMG_1756edited

Yo le realicé algunos cambios a la receta original para poder adaptarla a mi molde (ya que no tengo uno con las medidas que Cristina utilizó, de 20 x 30 x 6 cm), y haciendo los cálculos necesarios pude ajustarla a uno más pequeño. Además, decidí utilizar menos azúcar porque en casa (como en casa de todo asiático 😛 ) prefieren los dulces un poco más moderados en azúcar, y aunque la diferencia es bastante grande, nos pareció que igual quedó en un punto muy agradable de dulzura. Además, antes de añadir las yemas al azúcar, realicé la técnica de restregarla junto a la ralladura del limón, creo que realza el sabor.  Y por último, Cristina utilizó harina de fuerza en su receta, a la que yo sustituí por harina de repostería.

Ingredientes: (para un molde de 11 x 7 pulgadas = 17.5 x 28 cm)

  • 6 yemas
  • 6 claras montadas a nieve
  • 750 ml de leche tibia
  • 150 g de azúcar (según receta original, la proporción correcta del cálculo para éste molde sería de 210 g, pero como en casa no nos gusta muy dulce, reduje la cantidad)
  • 185 g de mantequilla sin sal, derretida y fría
  • 170 g de harina de repostería
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • ralladura de un limón

Procedimiento:

  1. Forrar el molde con papel pergamino (parchment paper), engrasarlo con mantequilla y reservar. Precalentar el horno a 356º F (180º C).
  2. En el bol de la batidora colocar el azúcar y la ralladura del limón, y con ambas manos restregar el azúcar para perfumarla. Añadir las yemas y batir hasta acremarlas y que tomen un color pálido.
  3. A baja velocidad añadiremos la mantequilla derretida, la leche y el extracto de vainilla. Luego, en forma de lluvia agregar la harina y mezclar hasta integrar.
  4. Por último y con movimientos envolventes añadir las claras batidas a nieve con cuidado, para no quitarles mucho el aire. Colocar la preparación en el molde.
  5. Llevar a horno precalentado a 356º F (180º C) durante diez minutos, pasado éste tiempo, bajar la temperatura del horno a 266º F (130º C), y en mi caso, con convección (ventilador) y hornear durante 45 minutos más. Podemos realizar la prueba del palillo pero como la masa quedará de tres consistencias, una de ellas tipo flan, puede que el palillo salga un poco húmedo, pero no importa, solidificará una vez que enfríe. El palillo debería salir con grumos, pero no con líquido.
  6. Retirar del horno y enfriar por completo sobre rejilla. Una vez esté templado llevar a la nevera y enfriar un poco antes de cortar. Al haberlo horneado en papel pergamino será fácil retirarlo del molde y cortarlo en porciones, pero también se puede cortar directamente en el éste. Antes de servir, espolvorear con azúcar glas.

*Opcional: se puede preparar también de chocolate, para lo cual añadiremos a la mantequilla 150 g de chocolate negro, o con leche, o blanco troceado y derretiremos juntos. Luego, todo el proceso es igual.IMG_1746edited

Anuncios

Baguette rústica

Baguette rústicaCasi que no publico ésta entrada. Todavía me falta muchísima práctica en el formado de éste tipo de panes y la verdad es que el resultado en “aspecto” no fue el que yo esperaba. Pero….. de sabor quedaron extraordinarias. No podía quedarme sin compartir con ustedes ésta increíble receta esperando “a que me salgan mejor” de aspecto porque quizá eso no suceda nunca, así que aquí vamos!!!!

Baguette rústica

No es excusa pero tampoco cuento con un “lame”, por lo que los cortes de las baguettes fueron hechos con un simple cuchillo de cocina. La diferencia para obtener un resultado bonito es abismal, el cuchillo de cocina “arrastra” la masa y no permite un corte más o menos profundo, pero bueno, en algún momento me haré de un buen lame (y espero que la cosa cambie!).

El pan es de corteza crujiente, de alvéolos muy grandes y de una miga muy aromática, delicioso para degustarlo tanto con un delicioso jamón o con mantequilla y mermelada, pero para los que tenemos la dicha de poder sacar con nuestras propias manos éste rico pan del horno, a la media hora de haberlo sacado, cortar unas rodajas y comérnoslo así solito es un manjar!!!! 

Después de hacer varios ajustes y cálculos para poder utilizar levadura fresca en lugar de seca, ésta es mi adaptación de la receta “Acme´s Rustic Baguettes” del maravilloso libro “Artisan Baking” de Maggie Glezer.

Baguette rústica

Ingredientes para 4 baguettes medianas

Pâte fermentée:

  • 7 g de levadura fresca (o 1/4 cucharadita de levadura seca)
  • 1/2 taza de agua tibia
  • 115 g de harina de fuerza
  • 1/4 más 1/8 cucharaditas de sal

El día previo a hornear el pan debemos preparar éste “pie de masa”, un tipo de masa madre, para lo cual entibiaremos un poco el agua y disolveremos la levadura en ella. Dejarla reposar 10 minutos. Mientras tanto, en un bol preferentemente de vidrio, mezclaremos la harina y la sal. Luego, agregar 1/3 de taza de la levadura disuelta en agua a la harina y formar una masa, la cual amasaremos durante 5 minutos (a mano) hasta que nos quede una masa lisa. Volver a colocar en el bol, tapar con papel film y dejar levar tres horas. Una vez pasado éste tiempo, lo llevaremos al refrigerador durante toda la noche. Yo lo empecé a preparar a las siete de la tarde, y a las diez lo metí en el refrigerador, para poder comenzar con el pan a las ocho de la mañana del día siguiente.

Poolish:

  • 1 cucharada de la mezcla de agua y levadura que nos sobró del Pâte fermentée
  • 150 g de harina de fuerza
  • 135 g (2/3 taza) de agua tibia

En otro recipiente preferentemente de vidrio y profundo, mezclaremos la cucharada de agua y levadura con la harina. Nos quedará una mezcla bastante líquida. Tapar con papel film y dejar fermentar durante toda la noche (12 horas) a temperatura ambiente. Al momento de utilizar deberá estar burbujeante.

Día de horneado. Masa final:

  • 340 g de harina de fuerza
  • 7 g de levadura fresca (o 1/4 cucharadita de levadura seca)
  • 180 g de agua tibia
  • Todo el Poolish
  • Todo el Pâte fermentée
  • 9 g de sal

Procedimiento:

  1. Disolver la levadura en el agua tibia y dejarla descansar cinco minutos. Luego, agregarla al Poolish, para aflojarlo.
  2. Colocar la harina en el bol de la amasadora y añadirle el Poolish, en velocidad lenta mezclar hasta integrar ,durante un minuto. Apagar la amasadora, cubrir la masa con papel film y dejarla descansar (autolisis) de 15 a 20 minutos.
  3. Dividir todo el Pâte fermentée en trozos pequeños y añadirlos junto con la sal a la masa previamente autolisada. Amasar en velocidad media hasta obtener una masa suave pero que no se pega a las paredes del bol, alrededor de 10 minutos. En éste punto realizaremos la prueba de la membrana, es decir, estiramos un pedacito de masa entre nuestros dedos, la cual deberá estirarse sin dificultades hasta el punto de quedar casi transparente. Si vemos que se rompe fácilmente, amasaremos unos minutos más.
  4. Colocar la masa en un envase por lo menos tres veces mayor en tamaño que ésta y taparla con papel film. Dejar levar hasta que duplique su volumen, aproximadamente 3 horas, con tres estirados y plegados, a los 20, 40 y 60 minutos de levado. Procurar que al estirar la masa, no quitarle demasiado el aire para que mantenga las burbujas. Después del tercer plegado, dejar descansar por completo.
  5. Para formar las baguettes, enharinar un poco la mesada y cortar la masa en cuatro trozos de 250 gramos aprox. Suavemente y procurando de no quitarle las burbujas a la masa, formar cilindros gruesos y con el cierre hacia abajo, dejaremos descansar en mesa enharinada y cubiertos con papel film por 30 minutos (no reducir éste tiempo, éste paso es crucial para un buen resultado en el formado de las baguettes).
  6. Colocar una capa gruesa de harina en una bandeja para galletas (si tienes un “wooden proofing board”, mejor). Espolvorear una fina capa de harina en la mesa de trabajo. Tomar uno de los cilindros de masa y con el cierre hacia arriba, comenzar a darle la forma de baguette. Para ello, aplanaremos levemente el cilindro, dándole una forma rectangular, y doblaremos el extremo inferior y el superior hacia el centro (como doblamos una carta).
  7. Con el lado exterior de la mano y de manera poco profunda, sellar el centro del rectángulo, donde unimos los dos bordes. Colocar la unión hacia abajo y doblarla en dos, formando nuevamente un cilindro. Presionar el sello entre los dos pulgares y el resto de la mano, e ir haciéndola rodar contra la mesa a los efectos de sellar y apretar bien. Si éste paso te resulta difícil, simplemente al doblarla en dos sellar bien.
  8. Colocar el cierre hacia abajo y si es necesario enharinar levemente la mesada. Con ambas palmas de las manos sobre el cilindro y con movimientos firmes y rápidos iremos haciendo rodar la masa, hacia adelante y hacia atrás, para afinarla y alargarla. Comenzar desde el centro, llevando las manos hacia los extremos. Procurar que nos queden todas del mismo largo, y que no sean más largas que nuestro molde de baguette. Colocarlas con el cierre hacia arriba en la bandeja enharinada, taparlas con papel film y dejarlas descansar de 30 a 45 minutos.
  9. Con mucho cuidado y con el cierre hacia abajo, transferiremos las baguettes al molde. Cubrir con papel film y dejar levar hasta que al hundir levemente la masa, ésta retorna lentamente a su forma original, de 30 a 60 minutos. Éste tiempo dependerá de cómo se haya desarrollado nuestra masa durante los diferentes tiempos de levados.
  10. Realizarle los cortes típicos de baguette y llevar a horno precalentado a 450º F (230º C), colocando la bandeja en el medio del horno. Hornear con vapor durante los primeros minutos para obtener un bonito color y una corteza crocante, de 30 a 35 minutos, rotando el molde a mitad del horneado si nuestro horno no dora parejo. Enfriar por completo en rejilla antes de cortar.

Baguette rústica

Pan de nata mexicano

Pancitos de nata¡¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!!! ¿Cómo la han pasado?!! Espero que de lo mejor al igual que yo, y que en éste 2013 podamos compartir desde nuestras cocinas y nuestros corazones todo lo mejor.

Esta es una entrada rapidita, me lastimé mi brazo derecho y no puedo escribir mucho …..pero no quería dejar pasar más tiempo para publicar ésta receta que tenía preparada desde hace un tiempo, están muy ricos éstos pancitos, en casa nos han gustado muchísimo. La receta es cortesía de mi queridísima hermana A. quien es una excelente chef y mi amiga del alma. Espero les guste!!

Pancitos de nata

Ingredientes: (para 35 pancitos aproximadamente)

  • 1/2 kg harina todo uso
  • 25 g azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 taza de nata (mexicana) *
  • 2 cucharadas de semillas de anís
  • 200 ml de agua (aproximadamente)
  • 1 cucharada de levadura fresca

Procedimiento:

  1. En un bol colocar la harina, la sal, el azúcar, la levadura diluída en dos cucharadas de agua, y la nata. Comenzar a agregar el agua, de a poco, recordemos que no todas las harinas absorben de igual manera. Si vemos que no necesitamos toda el agua entonces descartar el sobrante, pero si necesitamos un poco más de la cantidad indicada, ir agregando de a cucharada hasta lograr la consistencia de una masa suave.
  2. Sobre mesada enharinada amasar bien y golpearla un poco para alisar.
  3. Estirar un poco la masa con los dedos y agregar las semillas de anís. Cerrar la masa y amasar un poco para que las semillas se repartan bien en toda la masa.
  4. Colocar la masa en un bol preferentemente de vidrio y tapar con papel film. Dejar levar aproximadamente media hora.
  5. Sobre la mesada enharinada, estirar la masa de un grosor aproximado de 1 centímetro y medio. Cortar con un cortador redondo de 6 o 7 centímetros de diámetro, y colocar los pancitos sobre bandeja forrada con papel pergamino o encerado. Meter la bandeja en el horno apagado y dejar levar hasta que doblen su volumen.
  6. Hornear en horno precalentado a 400º F (200º C) por aproximadamente 15 minutos, o hasta dorar.

Pancitos de nata

* La nata mexicana es como una crema, pero una crema muy pero muy espesa. Muuuy rica!!!! No es la nata a la que llamamos crema ácida, ni la crema de batir, es otra muy distinta. En una de mis visitas a México, mi hermana A. me recomendó comprarme un pote y aunque jamás la había probado no dudé ni un instante en hacerlo. Y qué bueno que me la traje porque en casa pude preparar ésta deliciosa receta y compartirla con todos ustedes. Aquí les dejo un video para que vean cómo prepararla en casa, porque no sé si en otros países se consiga, por lo menos aquí en Belice no la venden. Espero no se pierdan de preparar éstos pancitos que son una delicia!.

Budín inglés (fruit cake uruguayo)

Budín inglés

La receta de hoy es una receta de “antaño”, cuando en la cocina no se guiaban como hoy en día por tazas medidoras o básculas, sino que todo lo hacían al “ojo” o como mucho medían con “tazas de té o de café”, al igual que las cucharaditas eran o “una de té”, o “una sopera”, pero que todo quedaba maravilloso. La gran experiencia del día a día hacía de las mujeres de aquél entonces, cocineras excepcionales y que apenas consultaban un libro de recetas o una revista. Todo lo llevaban grabado en sus memorias y  nada se  les olvidaba!!

En mi familia han habido y hay cocineros extraordinarios, de los que lo son por pasión y de los que por pasión han optado hacer de ello su oficio. Y éste budín inglés es una receta de mi muy querida tía Raquel, que hoy en día con más de setenta años continúa cocinando y horneando como pocos, haciendo de cada platillo o dulce que sale de su cocina la delicia de los paladares más exigentes. Como es el caso de mi papá, que todos los años espera con ansias que para la Navidad su hermana le lleve de regalo éste delicioso budín. A mí de jovencita no me gustaba para nada por las frutas, y no entendía cómo era que mi papá disfrutaba tanto de tomar una rebanada de budín en su desayuno, acompañando a una buena taza de café con leche. Pero parece que los gustos se heredan también, y me sonrío para mis adentros cuando me sorprendo a mí misma desayunando con un trozo de budín inglés acompañado de una taza de café con leche…..A mi tía dedico ésta receta, porque fue precisamente siguiendo una receta de ella que hice mi primera incursión en la cocina para preparar un “brazo de gitano”. Pero éso se los cuento en otra historia.

Budín inglés

Ingredientes: (para un molde rectangular de 9 x 5 pulgadas)

  • 113 g (1 barra) de mantequilla a temperatura ambiente
  • 160 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharada de ron (puede ser whisky, cognac, brandy, etc.)
  • 1/4 taza de leche
  • 230 g de harina de repostería
  • 1 cucharadita y 1/2 de polvo de hornear (Royal)
  • 60 g de pasas de uva
  • 140 g de frutas confitadas y secas (cáscara de naranja, cerezas, arándanos y pecanas)

Procedimiento:

  1. Picar las nueces y las frutas confitadas (si están enteras, pero las pasas y los arándanos dejarlos enteritos) y reservar.
  2. Engrasar un molde rectangular (loaf pan) de 9 x 5 pulgadas.
  3. Precalentar el horno a 175ºC – 350ºF (en mi caso a 325ºF c/convección)
  4. En un bol cernir la harina y el polvo de hornear. Reservar.
  5. Separar las claras de las yemas y batir las claras a punto de nieve. Reservar.
  6. En el bol de la batidora, batir la mantequilla y el azúcar hasta formar una crema esponjosa.
  7. Agregar las yemas, de a una, e integrar bien después de cada adición. Añadir la vainilla y el ron.
  8. Comenzando con los ingredientes secos, ir agregando a la mezcla de mantequilla e intercalando con la leche. Agregar en tres veces. Al finalizar, siempre con los ingredientes secos, batir sólo hasta integrar.
  9. Incorporar las claras a la masa con movimientos envolventes.
  10. Por último, añadir las frutas pasadas previamente por harina e integrar bien, cuidando de no quitarle aire a la masa.
  11. Colocar en el molde y hornear aproximadamente de 40 a 50 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio. Si vemos que dora muy rápido pero que todavía no está listo, a los 30 minutos de horneado colocarle un papel de aluminio por encima.
  12. Enfriar en rejilla por 10 minutos y desmoldar. Para que no pierda humedad, les recomiendo que una vez esté casi frío, envolver en papel film o guardar en vase hermético. De éste modo se mantendrá como recién hecho por lo menos durante dos o tres días.

Budín inglés

Espero se animen y lo prueben! Para regalar en éstas fechas es fantástico!

Panettone

Éste es uno de mis panes favoritos y para cada Navidad o final de año trato de que en mi casa no falte éste manjar. Desde hace ya algunos años que he comenzado  a prepararlo yo misma, siento que la experiencia de realizar éste pan es mágica!, en serio, eso siento en mi casa cuando preparo masas con levadura pero sobre todo el  Panettone. El disponer de todos los ingredientes, comenzar por el prefermento (que el de ésta receta lleva unas cuantas horas) y esperar con paciencia cada levado, es una experiencia muy gratificante. Cada minuto invertido en su elaboración vale la pena por lejos cuando vemos que el resultado no sólo es el de un hermoso pan, sino también de que lo que vamos a compartir con nuestras familias es algo hecho con todo nuestro cariño. 

Siempre buscando mejorar mi receta, un día encontré ésta que me deslumbró; no lo pensé dos veces y me puse manos a la obra inmediatamente porque ya estábamos a mediados de diciembre y quería saber si podía resultar tan buena como se veía en fotos. Dicha receta la había publicado mi queridísima amiga Hilmar de Mis recetas favoritas, a quien tuve el placer de conocer en una de nuestras idas a Taiwan, y es una muy bella persona; por dentro y por fuera!, y además de tener un fantástico blog por supuesto. Y como se imaginarán, su receta no me decepcionó en lo más mínimo, todo lo contrario, cuando la probamos en casa dijimos, ésta es la que más nos gusta! Así que para las fiestas de 2011 tuvimos éste Panettone tan delicioso en nuestra mesa, y éste año repetimos!

A la receta original de Hilmar sólo le realicé algunos ajustes: en lugar de manteca de cacao o chocolate utilicé extracto de malta, me gusta cómo se conservan con éste extracto. Incrementé un poco la cantidad de harina, recordemos que no todas se comportan de igual modo y la que utilizo tiene menos capacidad de absorción. La masa la dividí en seis porciones de 510 g aproximadamente para ajustarla a mis moldes que son un  poquito más grandes. El tiempo de cocción para mí fue de 35 minutos exactos y aquí les explico porqué: mi horno es de convección (o sea, tiene un ventilador adentro que se puede encender cuando uno elige la opción de “convect”) y por ello el tiempo se reduce ya que la temperatura es más uniforme. Siempre elijo ésta opción cuando horneo panes porque quedan con una textura increíblemente crujiente y de un color dorado muy parejo. Bueno, sin más, aquí va la receta!

Ingredientes: (para 6 Panettones de 510 g aproximadamente)

  • Prefermento:
  • 300g de harina de fuerza
  • 180 g de leche
  • 40 g de levadura fresca (en pasta)
  • Masa final:
  • 730 g de harina de fuerza (más otro poco para trabajar sobre la mesada)
  • 5 g de levadura fresca, la cual disolveremos en una cucharadita de agua
  • 18 g de sal
  • 300 g de azúcar
  • 300 g de yemas de huevo, aproximadamente 16
  • 200 g de huevos enteros, aproximadamente 4 (la última vez fueron 3, eran XL)
  • 3 g de esencia de vainilla
  • 3 g de agua de azahar
  • 1/2 cucharadita de extracto de malta
  • 400 g de mantequilla sin sal

Además necesitará:

  • 350 g de uvas pasas maceradas en un poco de ron (las dejo 2 o 3 días)
  • 140 g de piel de naranja confitada
  • ralladura de dos limones
  • 6 moldes de Panettone (los míos los compré por Amazon)

Elaboración:

  1. Para el prefermento: Disolver la levadura en la leche a temperatura ambiente y agregar la harina. Amasar un poco y bolear.
  2. Colocar en un bol grande de vidrio y tapar con papel film. Dejar descansar de 16 a 24 horas a temperatura ambiente (la ideal es entre 21ºC a 24ºC). Deberá triplicar su volumen como se mustra en la foto de arriba. Si fermenta muy rápido por el calor guardar en el refrigerador hasta cumplir por lo menos 16 horas de descanso.

Masa final:

  1. En el bol de la batidora colocar la harina, la levadura disuelta, 150 g de azúcar, 120 g de yema de huevo, 80 g de huevos enteros, ralladura de limón, esencia de vainilla, agua de azahar, y el extracto de malta. Amasar a velocidad media hasta integrar todo muy bien, aproximadamente de 3 a 4 minutos.
  2. Agregar el resto del azúcar, yemas de huevo, huevos enteros y la sal. Integrar bien durante dos o tres minutos.
  3. Incorporar el prefermento y a amasar bien hasta integrar.
  4. Añadir la mantequilla y amasar hasta lograr una masa suave, brillante y elástica. Aquí nos veremos tentados a añadir más harina porque la masa luce bastante líquida pero al final aunque es una masa muy blanda, se maneja bien (mi primera prueba con sólo 700 g de harina resultó muy difícil trabajarla pero con los 30 g extras, fue suficiente)
  5. Apagar la batidora de vez en cuando y con una espátula de silicona, desprender la masa de las de las paredes del bol. Continuar amasando hasta comprobar que la masa se va desprendiendo de las paredes del bol y va tomando una forma muy suave y brillante. Ésto llevará un tiempo aproximado de 15 a 20 minutos. Si ve que la masa va tomando temperatura, apagar un poco la batidora, dejar descansar un minuto y luego continuar amasando.
  6. Retirar la masa del bol y colocar sobre encimera enharinada. Con las manos enharinadas extenderla en forma de rectángulo y colocarle las pasas sin el líquido y la naranja confitada. Doblar la masa sobre sí (como cerrando un libro) cuidando que las frutas queden dentro. Cortar la masa en dos y colocar una sobre la otra.
  7. Darle una forma redonda procurando cerrar bien los bordes y colocarla en un envase grande previamente enmantequillado. Tapar con papel film y dejar levar durante dos horas aproximadamente (temperatura ideal, de 21ºC a 25ºC).
  8. Pasado éste tiempo de levado, plegar la masa sobre sí y dejar levar nuevamente por 60 minutos.
  9. Dividir la masa en porciones de 500 a 510 g aproximados (según la capacidad del molde que vaya a utilizar) y bolear ligeramente. Dejar reposar 20 minutos.
  10. Bolear nuevamente cada porción y colocar en los moldes de Panettone. Dejar levar hasta que la masa haya alcanzado el 90% del molde (aproxidamente de 3 a 4 horas, en mi caso, cuando vivía en República Dominicana los dejaba dos horas, hace mucho calor alli, pero aquí en Belice con una temperatura de 24ºC fueron necesarias 3 horas y media).
  11. Con el lamé o un cuchillo bien afilado hacer un corte en forma de cruz sobre cada pan (muy fácil porque en éste punto la masa estará un poquito seca por fuera). Estirar las cuatro puntas resultantes del corte en cruz hacia afuera y colocar trocitos de mantequilla en el centro.
  12. Llevar a horno precalentado a 175ºC – 350ºF (en mi caso a 325ºF c/convección) y hornear durante 35 a 40 minutos, dependiendo del tipo de horno y del tamaño de los moldes, para mí con 35 minutos fue suficiente. Deben quedar bien doraditos por encima pero si doran demasiado rápido, colocarles papel aluminio durante los últimos diez o quince minutos de horneado.