Budín inglés (fruit cake uruguayo)

Budín inglés

La receta de hoy es una receta de “antaño”, cuando en la cocina no se guiaban como hoy en día por tazas medidoras o básculas, sino que todo lo hacían al “ojo” o como mucho medían con “tazas de té o de café”, al igual que las cucharaditas eran o “una de té”, o “una sopera”, pero que todo quedaba maravilloso. La gran experiencia del día a día hacía de las mujeres de aquél entonces, cocineras excepcionales y que apenas consultaban un libro de recetas o una revista. Todo lo llevaban grabado en sus memorias y  nada se  les olvidaba!!

En mi familia han habido y hay cocineros extraordinarios, de los que lo son por pasión y de los que por pasión han optado hacer de ello su oficio. Y éste budín inglés es una receta de mi muy querida tía Raquel, que hoy en día con más de setenta años continúa cocinando y horneando como pocos, haciendo de cada platillo o dulce que sale de su cocina la delicia de los paladares más exigentes. Como es el caso de mi papá, que todos los años espera con ansias que para la Navidad su hermana le lleve de regalo éste delicioso budín. A mí de jovencita no me gustaba para nada por las frutas, y no entendía cómo era que mi papá disfrutaba tanto de tomar una rebanada de budín en su desayuno, acompañando a una buena taza de café con leche. Pero parece que los gustos se heredan también, y me sonrío para mis adentros cuando me sorprendo a mí misma desayunando con un trozo de budín inglés acompañado de una taza de café con leche…..A mi tía dedico ésta receta, porque fue precisamente siguiendo una receta de ella que hice mi primera incursión en la cocina para preparar un “brazo de gitano”. Pero éso se los cuento en otra historia.

Budín inglés

Ingredientes: (para un molde rectangular de 9 x 5 pulgadas)

  • 113 g (1 barra) de mantequilla a temperatura ambiente
  • 160 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharada de ron (puede ser whisky, cognac, brandy, etc.)
  • 1/4 taza de leche
  • 230 g de harina de repostería
  • 1 cucharadita y 1/2 de polvo de hornear (Royal)
  • 60 g de pasas de uva
  • 140 g de frutas confitadas y secas (cáscara de naranja, cerezas, arándanos y pecanas)

Procedimiento:

  1. Picar las nueces y las frutas confitadas (si están enteras, pero las pasas y los arándanos dejarlos enteritos) y reservar.
  2. Engrasar un molde rectangular (loaf pan) de 9 x 5 pulgadas.
  3. Precalentar el horno a 175ºC – 350ºF (en mi caso a 325ºF c/convección)
  4. En un bol cernir la harina y el polvo de hornear. Reservar.
  5. Separar las claras de las yemas y batir las claras a punto de nieve. Reservar.
  6. En el bol de la batidora, batir la mantequilla y el azúcar hasta formar una crema esponjosa.
  7. Agregar las yemas, de a una, e integrar bien después de cada adición. Añadir la vainilla y el ron.
  8. Comenzando con los ingredientes secos, ir agregando a la mezcla de mantequilla e intercalando con la leche. Agregar en tres veces. Al finalizar, siempre con los ingredientes secos, batir sólo hasta integrar.
  9. Incorporar las claras a la masa con movimientos envolventes.
  10. Por último, añadir las frutas pasadas previamente por harina e integrar bien, cuidando de no quitarle aire a la masa.
  11. Colocar en el molde y hornear aproximadamente de 40 a 50 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio. Si vemos que dora muy rápido pero que todavía no está listo, a los 30 minutos de horneado colocarle un papel de aluminio por encima.
  12. Enfriar en rejilla por 10 minutos y desmoldar. Para que no pierda humedad, les recomiendo que una vez esté casi frío, envolver en papel film o guardar en vase hermético. De éste modo se mantendrá como recién hecho por lo menos durante dos o tres días.

Budín inglés

Espero se animen y lo prueben! Para regalar en éstas fechas es fantástico!

Anuncios

Torta negra de Navidad (beliceña)

Torta Negra

En Belice, ésta torta es la más popular para la época navideña. Según he oído, las Fiestas no estarían completas sin ésta densa y perfumada torta, ya que es el “broche de oro” que casi todas las familias prefieren como postre para culminar la celebración de la cena de Nochebuena o la de Fin de Año. Tanto les agrada, que hay quienes la preparan durante el correr del año sólo por el placer de poder degustarla.

No es novedad que me encanta estar siempre probando cosas distintas, descubriendo nuevos sabores y tratando de adaptarlos a los gustos de mis comensales. Así ha sido el caso de ésta torta, he visto varias recetas pero al final decidí “seguir mi instinto” y aventurarme con los ajustes que me parecieron podrían gustarnos en casa. De cualquier forma, el ingrediente estrella en la versión beliceña de ésta torta es el “burnt sugar” o “caramel coloring”, y como pueden ver por  el color que ha tomado, no lo he omitido.

Honestamente creo que no es una torta para niños. El aroma y sabor al licor es muy pronunciado, además de tener un sabor “casi” amargo, producto del jarabe de azúcar. Si desean probar ésta rica torta y no consiguen el jarabe, les recomiendo sustituirlo por algún chocolate de buena calidad, mezclado con un poco de café fuerte, aunque obviamente el color no será tan intenso.

Torta Negra

Ingredientes: (para dos tortas de 6 pulgadas)

  • 113 g (1/2 taza) de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 230 g (1 taza) de azúcar morena (light or dark brown sugar)
  • 320 g (2 tazas) de harina todo uso
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/4 cucharadita de pimienta de Jamaica, o malagueta (allspice)
  • 2 huevos batidos
  • 200 g de leche evaporada
  • 120 ml (1/2 taza) de “burnt sugar” o “caramel coloring” *

Además necesitará:

  • 55 g (1/4 taza) de azúcar morena (light or dark brown sugar)
  • 120 ml (1/2 taza) de ron para la cocción de las frutas
  • 226 g (1/2 libra) de frutas (cerezas y piel de naranja confitadas y arándanos secos) 
  • 114 g (1/4 libra) de pasas de uva rubias
  • 30 g (1/4 taza) de nueces pecanas picaditas

Torta Negra

Procedimiento:

  1. Colocar en una ollita los 55 gramos de azúcar morena, las frutas y el ron. A fuego medio hervir durante 5 minutos y retirar. Reservar.
  2. Preclentar el horno a 300º F (150º C) y enmantequillar dos moldes desmontables de 6 pulgadas (aproximadamente 15 cm) y colocarles en la base papel pergamino o encerado.
  3. En un bol mediano mezclar la harina, polvo de hornear, nuez moscada y pimienta de Jamaica.
  4. En el bol de la batidora batir con el accesorio “pala” la mantequilla y el azúcar morena hasta formar una crema esponjosa.
  5. Poco a  poco ir añadiendo los huevos y batir bien. Incorporar la leche evaporada y el caramel coloring y mezclar muy bien.
  6. Añadir la mezcla de harina en tres veces sin batir demasiado. Incorporar las frutas junto con el ron que haya quedado de la cocción y mezclar. Por último agregar las nueces picadas.
  7. Colocar la preparación en los moldes de forma pareja y hornear de 75 a 85 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro de la torta, éste sale limpio.

Torta Negra

Con respecto al “burnt sugar” o “caramel coloring” les cuento que aquí en Belice se vende muchísimo éste jarabe o almíbar ya que para la torta negra que se prepara aquí es imprescindible. He visto recetas en internet de “burnt sugar” pero nunca la he preparado, ella consiste en llevar a punto de caramelo fuerte cierta cantidad de agua por cierta cantidad de azúcar y luego fuera del fuego se le agrega agua caliente. El resultado es un jarabe de color muy intenso, especial para éste tipo de preparaciones, pero sin embargo no sé si pueda lograr la intensidad del color que ésta torta tiene cuando se utiliza el sirope comercial. De todos modos, creo que más que la intensidad del color, es el sabor lo que hace de ésta torta un dulce muy pero muy especial.

Panettone

Éste es uno de mis panes favoritos y para cada Navidad o final de año trato de que en mi casa no falte éste manjar. Desde hace ya algunos años que he comenzado  a prepararlo yo misma, siento que la experiencia de realizar éste pan es mágica!, en serio, eso siento en mi casa cuando preparo masas con levadura pero sobre todo el  Panettone. El disponer de todos los ingredientes, comenzar por el prefermento (que el de ésta receta lleva unas cuantas horas) y esperar con paciencia cada levado, es una experiencia muy gratificante. Cada minuto invertido en su elaboración vale la pena por lejos cuando vemos que el resultado no sólo es el de un hermoso pan, sino también de que lo que vamos a compartir con nuestras familias es algo hecho con todo nuestro cariño. 

Siempre buscando mejorar mi receta, un día encontré ésta que me deslumbró; no lo pensé dos veces y me puse manos a la obra inmediatamente porque ya estábamos a mediados de diciembre y quería saber si podía resultar tan buena como se veía en fotos. Dicha receta la había publicado mi queridísima amiga Hilmar de Mis recetas favoritas, a quien tuve el placer de conocer en una de nuestras idas a Taiwan, y es una muy bella persona; por dentro y por fuera!, y además de tener un fantástico blog por supuesto. Y como se imaginarán, su receta no me decepcionó en lo más mínimo, todo lo contrario, cuando la probamos en casa dijimos, ésta es la que más nos gusta! Así que para las fiestas de 2011 tuvimos éste Panettone tan delicioso en nuestra mesa, y éste año repetimos!

A la receta original de Hilmar sólo le realicé algunos ajustes: en lugar de manteca de cacao o chocolate utilicé extracto de malta, me gusta cómo se conservan con éste extracto. Incrementé un poco la cantidad de harina, recordemos que no todas se comportan de igual modo y la que utilizo tiene menos capacidad de absorción. La masa la dividí en seis porciones de 510 g aproximadamente para ajustarla a mis moldes que son un  poquito más grandes. El tiempo de cocción para mí fue de 35 minutos exactos y aquí les explico porqué: mi horno es de convección (o sea, tiene un ventilador adentro que se puede encender cuando uno elige la opción de “convect”) y por ello el tiempo se reduce ya que la temperatura es más uniforme. Siempre elijo ésta opción cuando horneo panes porque quedan con una textura increíblemente crujiente y de un color dorado muy parejo. Bueno, sin más, aquí va la receta!

Ingredientes: (para 6 Panettones de 510 g aproximadamente)

  • Prefermento:
  • 300g de harina de fuerza
  • 180 g de leche
  • 40 g de levadura fresca (en pasta)
  • Masa final:
  • 730 g de harina de fuerza (más otro poco para trabajar sobre la mesada)
  • 5 g de levadura fresca, la cual disolveremos en una cucharadita de agua
  • 18 g de sal
  • 300 g de azúcar
  • 300 g de yemas de huevo, aproximadamente 16
  • 200 g de huevos enteros, aproximadamente 4 (la última vez fueron 3, eran XL)
  • 3 g de esencia de vainilla
  • 3 g de agua de azahar
  • 1/2 cucharadita de extracto de malta
  • 400 g de mantequilla sin sal

Además necesitará:

  • 350 g de uvas pasas maceradas en un poco de ron (las dejo 2 o 3 días)
  • 140 g de piel de naranja confitada
  • ralladura de dos limones
  • 6 moldes de Panettone (los míos los compré por Amazon)

Elaboración:

  1. Para el prefermento: Disolver la levadura en la leche a temperatura ambiente y agregar la harina. Amasar un poco y bolear.
  2. Colocar en un bol grande de vidrio y tapar con papel film. Dejar descansar de 16 a 24 horas a temperatura ambiente (la ideal es entre 21ºC a 24ºC). Deberá triplicar su volumen como se mustra en la foto de arriba. Si fermenta muy rápido por el calor guardar en el refrigerador hasta cumplir por lo menos 16 horas de descanso.

Masa final:

  1. En el bol de la batidora colocar la harina, la levadura disuelta, 150 g de azúcar, 120 g de yema de huevo, 80 g de huevos enteros, ralladura de limón, esencia de vainilla, agua de azahar, y el extracto de malta. Amasar a velocidad media hasta integrar todo muy bien, aproximadamente de 3 a 4 minutos.
  2. Agregar el resto del azúcar, yemas de huevo, huevos enteros y la sal. Integrar bien durante dos o tres minutos.
  3. Incorporar el prefermento y a amasar bien hasta integrar.
  4. Añadir la mantequilla y amasar hasta lograr una masa suave, brillante y elástica. Aquí nos veremos tentados a añadir más harina porque la masa luce bastante líquida pero al final aunque es una masa muy blanda, se maneja bien (mi primera prueba con sólo 700 g de harina resultó muy difícil trabajarla pero con los 30 g extras, fue suficiente)
  5. Apagar la batidora de vez en cuando y con una espátula de silicona, desprender la masa de las de las paredes del bol. Continuar amasando hasta comprobar que la masa se va desprendiendo de las paredes del bol y va tomando una forma muy suave y brillante. Ésto llevará un tiempo aproximado de 15 a 20 minutos. Si ve que la masa va tomando temperatura, apagar un poco la batidora, dejar descansar un minuto y luego continuar amasando.
  6. Retirar la masa del bol y colocar sobre encimera enharinada. Con las manos enharinadas extenderla en forma de rectángulo y colocarle las pasas sin el líquido y la naranja confitada. Doblar la masa sobre sí (como cerrando un libro) cuidando que las frutas queden dentro. Cortar la masa en dos y colocar una sobre la otra.
  7. Darle una forma redonda procurando cerrar bien los bordes y colocarla en un envase grande previamente enmantequillado. Tapar con papel film y dejar levar durante dos horas aproximadamente (temperatura ideal, de 21ºC a 25ºC).
  8. Pasado éste tiempo de levado, plegar la masa sobre sí y dejar levar nuevamente por 60 minutos.
  9. Dividir la masa en porciones de 500 a 510 g aproximados (según la capacidad del molde que vaya a utilizar) y bolear ligeramente. Dejar reposar 20 minutos.
  10. Bolear nuevamente cada porción y colocar en los moldes de Panettone. Dejar levar hasta que la masa haya alcanzado el 90% del molde (aproxidamente de 3 a 4 horas, en mi caso, cuando vivía en República Dominicana los dejaba dos horas, hace mucho calor alli, pero aquí en Belice con una temperatura de 24ºC fueron necesarias 3 horas y media).
  11. Con el lamé o un cuchillo bien afilado hacer un corte en forma de cruz sobre cada pan (muy fácil porque en éste punto la masa estará un poquito seca por fuera). Estirar las cuatro puntas resultantes del corte en cruz hacia afuera y colocar trocitos de mantequilla en el centro.
  12. Llevar a horno precalentado a 175ºC – 350ºF (en mi caso a 325ºF c/convección) y hornear durante 35 a 40 minutos, dependiendo del tipo de horno y del tamaño de los moldes, para mí con 35 minutos fue suficiente. Deben quedar bien doraditos por encima pero si doran demasiado rápido, colocarles papel aluminio durante los últimos diez o quince minutos de horneado.

Mince Pies

No puedo creer que ya estemos casi llegando a fin de año. Éste año en particular se me ha pasado literalmente volando, y creo que uno de los motivos es porque hemos tenido que mudarnos de país, y si una mudanza es un gran motivo de estrés y de mucho trabajo, imagínense lo que es tener que ir a un lugar donde jamás has estado y en el cual sabes tienes que adaptarte te guste o no. Por el bien de tu familia y el tuyo. Son días, semanas, meses de un trabajo agotador, porque no es sólo preparar las cosas que te quieres llevar y ya, es todo un trabajo “psicológico” también, tienes que prepararte para tal situación. Que tu familia sufra lo menos posible el cambio depende mucho de nosotras, que puedan vernos siempre dispuestas pero con buen ánimo y por sobre todas las cosas, que se note que todo lo que hacemos es con muchísimo amor. Pero gracias a Dios no ha sido malo el cambio; aunque es totalmente distinto al lugar donde vivíamos anteriormente (República Dominicana), aquí (Belice) nos encotramos muy a gusto y nos vamos adaptando con rapidez. De República Dominicana traemos hermosos recuerdos y bellas amistades, tesoros que esperamos sembrar y cosechar también en éste lindo país.

Y como nos pasa a casi todos, cada vez que llegamos a un lugar donde jamás hemos estado, lo que nos interesa es conocer sitios, gente, su cultura, estamos ávidos de recibir todo éste tipo de información a la brevedad porque es parte de la adaptación, queremos/necesitamos sentirnos “parte” de ése nuevo lugar y de su gente. Así que yo, ni corta ni perezosa, lo primero que hago siempre que llego aun nuevo sitio es tratar de conocer los supermercados. Síiiii!!!! leyeron bien!!!! me encanta recorrer los súper para ver qué es lo que más consume la gente, qué tipo de productos tienen que yo todavía no haya probado y por supuesto, siempre salgo con alguna novedad. Ése es el caso por el que hoy les traigo ésta receta. Hace unos días estaba mirando la góndola de mermeladas y dulces en un súper cuando me encontré con ésta maravilla, unos cuantos frascos de “mincemeat”  (hábía oído y leído mucho sobre ella pero nunca había tenido la oportunidad de probarla), traída especialmente de Gran Bretaña y me dije, tengo que probarla!. Belice ha sido una colonia Británica hasta 1981, o sea, es muy reciente su independencia comparada a la de otros países, pero parece que aunque ya independientes hay costumbres que no se cambian…. y ello se nota en la gastronomía por ejemplo, además del idioma. Así que aquí no es sorpresa ir a un supermercado y encontrarse con productos provenientes de Gran Bretaña.

“Mincemeat” es como un picadillo de frutas hecho de manzanas, pasas corinto y sultanas, cáscara de naranja y limón confitadas, especias, azúcar, y mantequilla (o por lo menos esos son los ingredientes de éste frasco que compré, quizá hayan otras versiones que incluyan otros).Los “mince pies” son pastelitos de picadillo de frutas muy populares en Gran Bretaña y se consumen más que nada en épocas navideñas, pero como a mí no me molesta en lo absoluto tener que probar algo  fuera de temporada, decidí que quería probarlos ya. 

Preparé una masa “pâte brisée”, o como comunmente se la conoce en español, masa quebrada, o en España, pasta brisa, que preparo desde hace muchísimo tiempo y la cual espero les guste; es muy delicada, se deshace en la boca pero es crujiente y aguanta bien rellenos dulces.Y ésta es mi versión de los deliciosos “mince pies”:

Ingredientes: (para 24 mini pies)

  • 200 g de harina todo uso
  • 130 g de mantequilla bien fría
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar glas
  • 1 huevo batido
  • 1 bote de 400 g de “mincemeat” aproximadamente
  • 1 huevo batido para barnizar
  1. En un bol mediano, tamizar la harina y el azúcar glas. Agregar la sal.
  2. Con un estribo o dos cuchillos bien afilados, cortar la mantequilla dentro de la preparación de la harina, tratando de que quede un granulado no muy grueso.
  3. Agegar el huevo batido y unir, sin amasar.
  4. Envolver la masa en papel film y enfriar por lo menos 30 minutos antes de utilizar (si hace calor, dejarla más tiempo).
  5. En la mesada previamente enharinada estiramos la masa y con un cortador redondo vamos cortando las bases que se colocarán directamente en el molde especial para muffins (de los más pequeños).
  6. Colocar de a cucharaditas el relleno, la cantidad es a gusto.
  7. Con un cortador de forma de estrella, cortamos las tapitas y las colocamos encima de los pastelitos. Pintamos con huevo batido y llevamos a horno precalentado a 400º F (aprox. 204º C) por unos 14 minutos o hasta que veamos que están doraditos por encima.
  8. Retirar del horno y enfriar sobre rejilla por 5 minutos, después de éste tiempo, retirar del molde de muffins y espolvorear con azúcar glas. Se pueden servir tibios pero fríos están deliciosos también.

De más está decirles que me encantó el mincemeat y que pienso repetir muy pronto éstos pastelitos. Con un café o un té por la tarde, tenemos una merienda de lujo y para los que como a mí les gusta incluir algo dulce para el desayuno, son perfectos. Y por último les digo que no se desanimen si no consiguen mincemeat, se puede hacer casero, o también se puede sustituir por cualquier mermelada que nos guste, yo los haría con una de higos que me fascina, o un buen dulce de membrillo le iría muy bien también. Aunque obviamente su nombre ya no sería “mince pies”, aclaro antes que me regañen!!! 😀