Tuco (del italiano “succo”) para pastas

IMG_3819editedCuando era niña, todos o casi todos los domingos en mi casa eran días de “pasta” que mi mamá acompañaba con un delicioso “tuco”, una salsa parecida al ragú pero más suave. Esta salsa es típica de Uruguay y algunos otros países de Sudamérica, y cada ama de casa suele tener su propia versión, pero más o menos todas tienen el mismo común denominador que es cocinar a fuego lento algún tipo de carne en una deliciosa salsa de tomates.

IMG_3824editedSirve para acompañar cualquier tipo de pasta como ser, ravioli, cappelletti, lasagna, gnocchi (pronto la receta!), fettuccine, spaghetti, una rica polenta, o con cualquier pasta rellena o simple, es una opción deliciosa. Mi costumbre siempre ha sido cocinar ésta rica salsa en base a las cantidades que os pongo en la receta, tengo una familia relativamente numerosa y aunque ahora somos menos en casa, una vez lista, congelo la mitad. Para un fin de semana me viene de perlas, sólo hiervo un poco de pasta y ya tenemos un plato exquisito.

Esta vez, hemos acompañado unos deliciosos ravioli con ésta maravillosa salsa.

Ingredientes: (rinde para 8 personas)

  • 2 cebollas medianas, finamente picadas
  • 1/2 ají (o uno entero si es pequeñito) rojo o verde, finamente picado
  • 1 zanahoria mediana rallada
  • 1 diente de ajo picadito
  • 1 cucharada de perejil fresco picadito (opcional, ésta vez no le puse)
  • 350 g de pechuga de pollo cortada en cubitos (o su equivalente en otra carne)
  • 1/3 de taza (100 ml) de aceite (utilizo de canola)
  • 2 hojas de laurel (baby leaves) pueden ser frescas o secas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de adobo (condimento típico uruguayo) si no tienes, cualquier otro
  • 1/4 cucharadita de ají molido (red pepper)
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 400 g (1 lata de 14.5 onzas) de puré de tomates (crushed tomatoes)
  • 2 tazas de agua o caldo
  • 3 cucharadas de vino Marsala (Marsala cooking wine)

IMG_3804editedIMG_3806editedIMG_3808editedIMG_3815editedProcedimiento:

  1. Colocar el aceite en una olla de fondo grueso con las hojas de laurel.
  2. Picar la cebolla y el ají en cuadritos pequeños y colocar en la olla. Cocinar a fuego medio hasta que la cebolla esté un poco dorada, unos cinco minutos aproximadamente, y removiendo de tanto en tanto con cuchara de madera.
  3. Mientras se sofríe la cebolla, cortar el pollo en cubitos, picar el ajo bien chiquito y rallar la zanahoria.
  4. Cuando la cebolla va quedando translúcida y adquiriendo un leve color dorado, añadir el pollo (o la carne que hayamos elegido), el ajo y la zanahoria y mezclar rápidamente. En éste momento añadiremos la sal y todos los condimentos, reservando el tomate y el vino Marsala (o cualquier otro vino que tengamos a mano, con vino tino queda excelente también). Cocinar unos dos o tres minutos, hasta que el pollo no se vea crudo por fuera.
  5. Agregar el puré o pulpa de tomates y mezclar. Dejar cocinar dos minutos y añadir la mitad del  líquido (agua o caldo), mezclar bien y dejar que la salsa hierva a fuego bajo y destapada por 5 minutos.
  6. Añadir el vino Marsala y 1/4 taza más de líquido,  semi tapar la olla y dejar que se cocine a fuego lento por 10 minutos. Pasado éste tiempo agregaremos 1/4 taza más de agua o caldo y mezclaremos bien. Iremos añadiendo el resto de agua de a poco, y dejaremos cocinar hasta que se haya reducido un poco el líquido y la salsa haya más o menos espesado. El tiempo total de cocción será de aproximadamente 30 minutos.
  7. Servir encima de cualquier tipo de pasta, rellenas o simples, o polenta, y espolvorear con abundante queso parmesano rallado grueso.IMG_3821edited
Anuncios