Pastel de calabaza

El clásico pastel de calabaza (auyama, zapallo, etc.) es delicioso, y si lo acompañamos con un poco de nata batida….mmm!!! un lujo! Quizá alguien tenga ganas de preparar éste rico pastel para éstas fechas y por eso quise compartir con ustedes mi receta, que no es nada más ni nada menos que la base para pastel que utilizo en todos los pasteles que preparo (y que no cambio por ninguna!) y que compartí con ustedes en la entrada del blog del Pastel de manzana.

La receta del relleno es la que viene en las latitas de puré de calabaza envasado de la marca Libby´s, nada complicado y con ingredientes que generalmente todos tenemos en casa. Pero si no tenemos puré de calabaza enlatado o queremos aprovechar calabaza fresca, sólo debemos cocinarla al vapor o al horno hasta que ablande, cuidando de que si al final de la cocción tiene mucha agua, quitársela pasando la preparación por un colador muy fino.

Ingredientes:

  • 135 g de azúcar (3/4 taza)
  • 3 g de sal (1/2 cucharadita)
  • 2 g de canela molida (1 cucharadita)
  • 1 g de jengibre molido (1/2 cucharadita)
  • 1 g de “pumpkin pie spice” (1/2 cucharadita), si no lo tienes no importa
  • 0.5 g de clavo molido (1/4 cucharadita)
  • 2 huevos grandes
  • 1 lata de 425 g de puré de calabaza (15 onzas)
  • 350 ml de leche evaporada (12 onzas)
  • 1 disco de masa para pastel (ver receta aquí) para un pyrex de 22 cm aprox (9″)

Procedimiento:

  1. Si no tenemos un disco de masa preparado, proceder con ello y enfriarlo bien. Luego colocarlo en la bandeja de horno tipo pyrex y realizar un repulgue. Si nos sobra un poco de masa, podemos cortar hojitas con cualquier cortador que tengamos en casa, y hornearlas a 350º F por unos 8 minutos o hasta dorar. Cuando nuestro pastel esté frío, las colocamos por encima al gusto. También se pueden utilizar los discos de masa que ya venden hechos (deep-dish pie shell), que vienen en bandejas de aluminio para horno, pero yo nunca los he probado.
  2. Mezclar el azúcar con la sal, la canela, el jengibre, el pumpkin pie spice y el clavo molido en un pequeño bol. En un bol grande batir los huevos y añadir la mezcla del azúcar con las especias y el puré de calabaza. Por último, incorporar poco a  poco la leche evaporada.
  3. Verter la mezcla en el molde que ya tenemos preparado con la masa de pastel.
  4. Hornear en horno precalentado a 425º F durante 15 minutos. Pasado éste tiempo, reducir la temperatura a 350º F y continuar horneando por aproximadamente 50 a 60 minutos más (la receta original dice de 40 a 50 minutos, pero para mí fueron necesarios 60 minutos). Estará listo cuando al insertar un cuchillo o palillo en el centro, éste salga limpio. Enfriar en rejilla por lo menos dos horas antes de servir. Si no se consume por completo el mismo día de preparación, guardar el resto en el refrigerador.
  5. Podemos decorar con unos copos de crema batida. Para ello batimos 200 ml de nata líquida, con 2 cucharadas de azúcar. Colocamos en una manga pastelera y decoramos con una duya en forma de estrella.

Pastel de calabaza

El clásico pastel de calabaza (auyama, zapallo, etc.) es delicioso, y si lo acompañamos con un poco de nata batida….mmm!!! un lujo! Quizá alguien tenga ganas de preparar éste rico pastel para éstas fechas y por eso quise compartir con ustedes mi receta, que no es nada más ni nada menos que la base para pastel que utilizo en todos los pasteles que preparo (y que no cambio por ninguna!) y que compartí con ustedes en la entrada del blog del Pastel de manzana.

La receta del relleno es la que viene en las latitas de puré de calabaza envasado de la marca Libby´s, nada complicado y con ingredientes que generalmente todos tenemos en casa. Pero si no tenemos puré de calabaza enlatado o queremos aprovechar calabaza fresca, sólo debemos cocinarla al vapor o al horno hasta que ablande, cuidando de que si al final de la cocción tiene mucha agua, quitársela pasando la preparación por un colador muy fino.

Ingredientes:

  • 135 g de azúcar (3/4 taza)
  • 3 g de sal (1/2 cucharadita)
  • 2 g de canela molida (1 cucharadita)
  • 1 g de jengibre molido (1/2 cucharadita)
  • 1 g de “pumpkin pie spice” (1/2 cucharadita), si no lo tienes no importa
  • 0.5 g de clavo molido (1/4 cucharadita)
  • 2 huevos grandes
  • 1 lata de 425 g de puré de calabaza (15 onzas)
  • 350 ml de leche evaporada (12 onzas)
  • 1 disco de masa para pastel (ver receta aquí) para un pyrex de 22 cm aprox (9″)

Procedimiento:

  1. Si no tenemos un disco de masa preparado, proceder con ello y enfriarlo bien. Luego colocarlo en la bandeja de horno tipo pyrex y realizar un repulgue. Si nos sobra un poco de masa, podemos cortar hojitas con cualquier cortador que tengamos en casa, y hornearlas a 350º F por unos 8 minutos o hasta dorar. Cuando nuestro pastel esté frío, las colocamos por encima al gusto. También se pueden utilizar los discos de masa que ya venden hechos (deep-dish pie shell), que vienen en bandejas de aluminio para horno, pero yo nunca los he probado.
  2. Mezclar el azúcar con la sal, la canela, el jengibre, el pumpkin pie spice y el clavo molido en un pequeño bol. En un bol grande batir los huevos y añadir la mezcla del azúcar con las especias y el puré de calabaza. Por último, incorporar poco a  poco la leche evaporada.
  3. Verter la mezcla en el molde que ya tenemos preparado con la masa de pastel.
  4. Hornear en horno precalentado a 425º F durante 15 minutos. Pasado éste tiempo, reducir la temperatura a 350º F y continuar horneando por aproximadamente 50 a 60 minutos más (la receta original dice de 40 a 50 minutos, pero para mí fueron necesarios 60 minutos). Estará listo cuando al insertar un cuchillo o palillo en el centro, éste salga limpio. Enfriar en rejilla por lo menos dos horas antes de servir. Si no se consume por completo el mismo día de preparación, guardar el resto en el refrigerador.
  5. Podemos decorar con unos copos de crema batida. Para ello batimos 200 ml de nata líquida, con 2 cucharadas de azúcar. Colocamos en una manga pastelera y decoramos con una duya en forma de estrella.

Cupcakes de manzana y especias con Merengue Suizo al caramelo

Se aproxima el “Día de Acción de Gracias” (Thanksgiving), una fecha muy bonita para compartir en familia que se festeja más que nada en Los Estados Unidos y en Canadá pero que no está limitada a éstos dos países, ya que millones de personas de diferentes partes del mundo también se adhieren a ésta linda tradición. En mi casa nunca lo hemos celebrado, no porque no nos guste sino porque ni mi esposo ni yo, que venimos de diferentes culturas, heredamos de nuestras familias éste festejo como costumbre.  Aún así, hemos tenido la dicha de participar de cenas dedicadas a éste propósito y hemos disfrutado muchísimo, por lo que éste año creo que nos animaremos a festejarlo por primera vez aunque para nosotros sea una tradición “adoptada”. Sé que para dar gracias por lo que tenemos y lo que no, es una cuestión de todos los días, pero en mi humilde opinión es muy valedero dedicar un día especialmente a ello. No a reunirnos por el banquete simplemente, sino a dar las gracias también, a dar las gracias de corazón…..

Para éste festejo hay una inmensa variedad de propuestas en lo que a comida y dulces se refiere, y lo más típico en el caso de los postres es el “pumpkin pie” o pastel de calabaza, una verdadera delicia. Pero para salirnos un poquito de la regla y probar algo distinto, hoy les traigo una receta deliciosa, unos cupcakes elaborados a base de “applesauce” (una especie de puré de manzana que ya viene envasado y es muy práctico), y de una variedad de especias que a la hora de hornearlos la casa se inunda de un increíble aroma. Los preparé anticipadamente porque quería experimentarlos, una versión adaptada de varios libros y revistas y que por su resultado pienso preparar para la noche del Día de Acción de Gracias. Resultaron tan ricos que se me ocurrió que quería probarlos con el mismo Merengue Suizo al caramelo que preparé en ésta torta y el resultado ha sido una combinación increíblemente deliciosa. Espero te animes y los pruebes, no tienen nada que perder comparados al delicioso pastel de calabaza y  puedes soprender a los tuyos con algo diferente!

Ingredientes para la masa de los cupcakes:

Rendimiento: 12 cupcakes

  • 1 taza de harina todo uso
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 pizca de clavo de olor
  • 1/2 taza de azúcar blanca
  • 1/4 taza de azúcar morena (packed light brown sugar)
  • 1/2 barra (57 g) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 2 huevos
  • 3/4 taza de “unsweetened applesauce” (en caso de no tener, utilizar el equivalente a 3/4 taza de puré de manzana hecho en casa)
  • 1/2 taza de pecanas tostadas y picadas

Procedimiento:

  1. Precalentar el horno a 350º F y colocarle a un molde de cupcakes/muffins de tamaño normal (de 12 ) los moldecitos o capacillos.
  2. En un bol mezclar la harina, la sal, el bicarbonato de soda, la nuez moscada, la canela y el clavo de olor. Reservar.
  3. En el bol de la batidora colocar la mantequilla y los dos tipos de azúcar y batir con el accesorio “pala” a velocidad media, hasta que nos quede una preparación esponjosa y pálida. Agregar los huevos, uno a la vez, batiendo bien hasta incorporar, y raspando las paredes del bol con una espátula de silicona tantas veces sea necesario.
  4. Bajar la velocidad y agregar el “applesauce”; luego incorporar la mezcla de harina en tres veces y batir sólo hasta que esté todo integrado. Retirar el bol de la batidora e incorporar las nueces con movimientos envolventes.
  5. Llenar los moldecitos hasta la 3/4 parte de su capacidad y hornear durante 20 minutos aproximadamente, o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste sale seco.
  6. Enfriar sobre rejilla durante 5 minutos y luego quitar del molde de cupcakes de metal. Enfriar por completo antes de decorar. Los cupcakes pueden permanecer a temperatura ambiente durante un día, después de éste tiempo llevar al refrigerador. De preferencia, antes de consumir llevar nuevamente a temperatura ambiente.

La receta del Merengue Suizo al caramelo la puedes ver aquí. Si te sobra Merengue, puedes guardarlo en el refrigerador hasta cuatro días aproximadamente. Para volver a utilizar, dejar nuevamente a temperatura ambiente y batir unos minutos en la batidora. Queda como recién hecho!